martes, 28 de agosto de 2007

Chinemys reevesi

Caracterìsticas

Esta tortuga alcanza una longitud de 18 cm para las hembras y unos 13 cm los machos. Tiene el espaldar de color marrón negruzco con tres carenas longitudinales.La cabeza es gruesa y tiene un aspecto pesado, es de color verde grisáceo con bonitas rayas y manchas amarillas detrás de los ojos que llegan hasta el cuello. El color del plastrón es negro aunque en algunos ejemplares se presentan otras tonalidades más claras. Las membranas natatorias de esta especie son bastante pequeñas.

Mantenimiento

Chinemys reevesi es una tortuga adecuada para principiantes ya que es bastante fácil de mantener, asì lo afirman los numerosos éxitos en la reproducción de esta especie. Lo ideal es mantener a esta tortuga en un acuario o estanque de exterior los meses más calurosos del año y en un acuario de interior con calefacción en invierno, si no se desea que hiberne.

Las medidas del acuario o estanque son proporcionales a los ejemplares que se desea cuidar. El nivel del agua debe oscilar entre 30-50 cm. Es muy aconsejable introducir plantas acuáticas en el recipiente recreando lo mejor posible su hábitat natural. Las temperaturas optimas para esta tortuga son de 20-27ºC aunque Chinemys reevesi puede soportar temperaturas entre los 10-30ºC, aunque no son muy aconsejables.

La hibernación debe porducirse fuera del agua y a unas temperaturas de 10ºC. Está comprovado que una hibernación húmeda (en el agua) provoca un ìndice de mortandad más elevado que una hibernación seca (fuera del agua). Por eso tenemos que dejar que nuestra tortuga hiberne dos meses en un lugar frìo y oscuro, es importante que el substrato para la hibernación esté previamente humedecido para ello podemos utilizar hojarasca, musgo.

Después de periodo de reposo debemos mantener a la tortuga en un acuario de interior con unas temperaturas del agua de 20-27ºC alimentándola con todo tipo de insectos, carne, pescado, gambas y un enriquecimiento con vitaminas. El recinto debe estar iluminado durante 12-14 horas diarias, la luz UVB es aconsejable aunque si la tortuga puede pasar largas temporadas al aire libre mejor que mejor.

Reproducción

Esta ya ha tenido éxito en varias ocasiones. Los machos se reconocen por su peto abollado, por la raìz caudal más gruesa y por la cola más larga. Estas tortugas alcanzan la madurez sexual al cabo de siete o nueve años. La cópula, que dura aproximadamente 30 minutos, se realiza después de un ritual establecido de cortejo, en el que el macho monta a la hembra por detrás.

Antes del apareamiento, el macho se acerca a la hembra y la huele. Se acerca a ésta dando grandes zancadas con una marcha en lìneas sinuosas, se coloca frente a la hembra, retrae la cabeza y las extremidades anteriores y abre y cierra la boca. Finalmente, golpea la punta de la nariz de la hembra con su nariz. Este proceso puede repetirse varias veces. La hembra demuestra su disposición al apareamiento a través de un comportamiento pasivo.

Las hembras que no están dispuestas a aparearse intentan ahuyentar al macho mediante mordiscos. Las hembras ponen sus huevos, de 3 o 4 cm de largo, 2 o 2'2 cm de ancho y de color blanco, entre noviembre y marzo. El tamaño de la puesta oscila entre 4-6 huevos.

A intervalos de cuatro a seis semanas se pueden producir hasta tres puestas. Antes del desove, la hembra busca un lugar adecuado sobre la parte de tierra del recipiente, lo más arenosa posible, y abre un foso nidal de entre 5 y 15 cm.

Hay que retirar cuidadosamente los huevos de este foso y colocarlos en la posición en que han
sido encontrados en el mismo substrato a unos valores de humedad del aire de entre el 90-100%. La eclosión de las tortugas jóvenes tiene lugar a unas temperaturas de entre 25 y 30ºC depués de un periodo variable dependiendo de la temperatura, de entre 63 y 85 dìas.

En el momento de la eclosión, los jóvenes tienen una longitud de apenas 3 cm, un ancho de 2 cm y pesan aprox. 6g. Deben ser criados en sociedad con sus congéneres. Chinemys megalocephala y Ocadia sinenses deben mantenerse, cuidarse y criarse a unas temperaturas algo más altas que Chinemys reevesi.

Artículo publicado en Todo sobre Tortugas