jueves, 23 de agosto de 2007

Discus (Symphysodon)

De entre todos los peces más populares de la acuariofilia de agua dulce sin ninguna duda destaca el Disco. Podemos afirmar que debido a su forma, porte, colorido y comportamiento la mayoría de aficionados al acuario acaban por mantenerlos. El Disco pertenece al género Symphysodon y es un cíclido de origen sudamericano. En los comienzos de la afición mantener y reproducir Discos sólo estaba al alcance de algunos privilegiados. Actualmente y gracias al avance de la técnica y al origen de criadero de la mayoría de los especimenes que se pueden encontrar en el comercio su mantenimiento exitoso está al alcance de cualquier aficionado con un nivel medio de conocimientos.

Los discos prefieren las aguas lentas y podemos encontrarlos en todos los tipos de agua que concurren en los afluentes y en el río Amazonas. Aguas negras que son aguas limpias que se tornan marrones por el contacto con los muchos sedimentos orgánicos que se acumulan en el fondo. Esta agua son por lo general muy ácidas y muy blandas. Aguas blancas – También son aguas limpias que se encuentran en los cauces altos de los ríos antes de que se tiñan al entrar en contacto con los sedimen-tos. Estás aguas son blandas y moderadamente ácidas. Según transcurra el río se ira agravando la acidez.

Rasgos morfológicos comunes

Sea cual sea la variedad y la especie que mantengamos existen una serie de rasgos comunes a todos los discos. Todos ellos son de forma redondeada, altos y comprimidos lateralmente. La aleta dorsal se prolonga desde la cabeza hasta el nacimiento de la aleta caudal. La aleta anal es también muy grande y abarca desde las aletas ventrales que son de forma alargada hasta el nacimiento de la aleta caudal.

Todos los discos independientemente de la coloración presentan 9 rayas verticales repartidas por el cuerpo no siempre visibles todas ellas. Las tres principales son la que le atraviesa verticalmente el ojo, la raya central que atraviesa de arriba abajo al animal y la raya presente en el nacimiento de la aleta caudal. Las rayas se vuelven más visibles en estado de excitación del animal.

Otro rasgo común en todos los individuos en la coloración roja visible en los ojos, rasgo de madurez sexual. También presentan una marcada línea lateral carente de coloración. Las diferencias entre sexos son escasas y su determinación es compleja fuera de la época de cría.
Aunque existen determinados elementos de juicio utilizados para el sexado de los discos. Estos no son siempre determinantes puesto que dependen de las condiciones en las que se hayan criado y mantenido a los animales. Sin lugar a dudas la observación de sus órganos genitales determinará sin lugar a errores el sexo de los peces. Durante el periodo de cría la hembra muestra un órgano ovopositor de cabeza redondeada claramente visible de unos dos centímetros entre las aletas ventrales y el nacimiento de la aleta anal. El macho presenta un espermiducto de menor tamaño y acabado en punta.

Mantenimiento del Disco en acuario

Aunque como hemos dicho el mantenimiento de Discos está al alcance de casi todos los aficionados no debemos por ello bajar las condiciones de su mantenimiento. Lo primero que debemos tener claro cuando nos plantamos mantener Discos es el espacio que requieren, no olvidemos que se trata de peces de cierto tamaño que pueden alcanzar en ocasiones los 25 cm de altura. Aunque acostumbran a llevar una vida sosegada debido a las rencillas y sobresaltos en ocasiones los peces nadarán velozmente de un lado a otro del tanque. Por ello conviene prestarles la suficiente longitud para que no se golpeen contra los vidrios. El ancho del tanque también resulta de importancia ya que es conveniente decorar la parte trasera del mismo con suficiente vegetación para que los discos puedan refugiarse y sentirse seguros.

Las medidas para el mantenimiento de discos serían aproximadamente de entre los 200 litros para una pareja y de ahí en progresión en función del número de ejemplares.

La longitud no debe ser nunca inferior al metro y la altura ha de ser generosa ya que los discos habitan aguas medias y sólo se sentirán protegidos de las aves con la suficiente agua por encima de ellos.

Por eso es recomendable fijar la altura mínima en unos 50 cm. La anchura será entorno a los 40 cm para que podamos crear dos zonas la frontal libre para que los animales naden y la trasera plantada como refugio.

Comportamiento entre Discos

Fuera de la época reproductiva como ya hemos comentado los Discos viven en grupos jerárquicos comandados por un individuo dominante o por una pareja. Estos individuos superiores jerárquicamente ejercen una presión tenaz sobre los individuos inferiores. Por ello conviene siempre mantenerlo en grupos de al menos 4 individuos. De este modo la presión sobre un único ejemplar será menor. El ejemplar que ocupa el último lugar en la cadena es el más pequeño y en ocasiones se debe separar para poder alimentarlo convenientemente y que no detenga su desarrollo.

La presión del individuo dominante sobre el resto se muestra normalmente en el momento de la alimentación donde arrinconará al resto para ser primero en alimentarse. En casos extremos puede llegar a causar que alguno de los compañeros no se alimente.

En las luchas por la jerarquía además de los signos externos de oscurecimiento en la coloración y despliegue de aletas se producen enfrentamientos entre animales rivales consistentes normalmente en morderse la boca. Lo normal es que no se produzcan daños físicos pero puede darse desgarros, pequeñas heridas y pérdidas de escamas.

Artículo publicado en Todo sobre Peces