martes, 28 de agosto de 2007

Geochelone Elegans

Dentro de la especie Geochelone elegans, se describen tres tipos con características comunes o subespecies.

La tortuga estrellada (como también se conoce a esta especie de tortuga) pertenece al grupo de tortugas que poseen unas marcas características en la caparazón, en forma de rayos, y que las diferencian claramente de otros tipos de tortugas.

Las variaciones en estas marcas son comunes entre las especies africanas e indias, y a pesar de su llamativa coloración, son un buen camuflaje. Todas estas especies han sido desde hace mucho tiempo codiciadas por los coleccionistas o aficionados a las tortugas y han sido objeto en grandes cantidades de un comercio legal e ilegal, estando por ello ahora, además de por la destrucción de su hábitat natural, en grave peligro, incluso al borde de la extinción en el caso de algunas especies.

De todas las especies es la tortuga estrellada la más amenazada, debido al gran comercio que existió antaño con ejemplares cogidos en el medio salvaje, sobre todo de Sri-Lanka.

Morfologìa

Las hembras son claramente más grandes que los machos (que raramente alcanzan una longitud de caparazón mayor de 20 cm.). Los machos tienen la caparazón con unas protuberancias más pronunciadas que las hembras, que suelen tener una caparazón más lisa.
La cola de los machos es claramente más larga que en las hembras, y en los animales adultos llega incluso a alcanzar la corva de las patas traseras. Como en la mayoría de las tortugas terrestres, el plastrón del macho es ligeramente cóncavo, mientras el de las hembras es liso.

Probablemente lleguen a vivir más de 100 años.

La coloración básica del caparazón varía entre color crema hasta amarillo oscuro, con unas manchas negras en forma de cuña en cada placa.

En esto se diferencia de la tortuga rayada (o de radios), la cual presenta un color base oscuro, y manchas claras. Esto se puede ilustrar fácilmente: mientras las tortugas rayadas de mucha edad, por el desgaste de sus marcas en forma de rayos suelen ser de color oscuro, las tortugas estrelladas de mucha edad por el contrario pierden las manchas oscuras y presentan una coloración clara.

Además las tortugas recién eclosionadas de esta última especie suelen ser de color amarillo. A pesar de que el color base de la geochelone elegans sea el claro, debido a que cada placa de la caparazón presenta el dibujo en forma de estrella, el color predominante es el oscuro, lo hace que parezca que el color base es el oscuro.

Los ejemplares jóvenes tienen 4 o 5 marcas (rayos) diagonales, mientras que los ejemplares adultos presentan otras marcas conforme el borde de las placas se va desarrollando.

En las geochelone elegans (como en las tortugas leopardo) pueden observarse unas protuberancias en cada placa que se producen por causa natural, y no como en la mayoría de las tortugas por una mala alimentación o por un mal cuidado.

Esta característica es muy variable, y puede haber ejemplares provenientes de la misma zona con unas protuberancias muy marcadas y otros con una caparazón completamente lisa.

La razón de este fenómeno no está clara todavía, y puede tratarse de una característica genética, o puede deberse simplemente a las preferencias alimenticias de cada ejemplar.

Se suele decir que los ejemplares provenientes de Sri-Lanka suelen presentar esta característica, mientras que los provenientes de tierra firme tienen la caparazón lisa, aunque esto no se cumple en la práctica.

La parte delantera de los miembros delanteros tienen unas grandes escamas, que no aparecen en los miembros traseros. Los miembros y partes blandas son de color amarillento con manchas marrones o negras, mientras la cabeza es moteada negra y amarilla.

La geochelone elegans tiene 5 uñas en cada pata; las uñas de las patas traseras de las hembras son más largas y curvadas que la de los machos, lo que les sirve para excavar los nidos, por lo que NO deben ser cortadas.

El plastrón es de color amarillo con rayas oscuras (como una cebra), aunque en cada placa presenta una mancha amarilla.

Hábitat

La geochelone elegans aparece en hábitat muy variados, desde el cercano al desértico en Rajastán y Gujarat, hasta el bosque de galería y selva con temperaturas medias altas y pocas variaciones entre sesión seca y lluviosa (clima húmedo).

También zonas secas de arbustos y praderas con bajadas de temperatura a lo largo del día y pronunciadas variaciones entre estación seca y lluviosa (clima seco).

Así mismo aparecen en zonas cercanas al mar, donde predomina un hábitat de dunas con clima mediterráneo y en zonas montañosas.

La característica más importante de la geochelone elegans es que habitan zonas con temporadas secas, que pueden oscilar entre los 3 y los 10 meses. Durante la época seca necesita arbustos o piedras para esconderse. Una época de gran actividad es la del monzón, cuando está activa todo el día buscando alimento o pareja.

Alimentación

Es fundamentalmente hervíbora (diversas clases de hierbas y hojas, y también fruta), pero también come a veces gusanos, caracoles o carroña.

Los animales que habita zonas secas sólo tiene disponible hierba fresca durante la época del monzón y poco tiempo después, por lo que en la época seca están muy inactivas, realizan incluso una especie de corta hibernación.

Reproducción

La búsqueda de pareja se produce durante la época del monzón, que en cada zona del país es diferente (en el norte de la India transcurre desde finales de junio hasta septiembre).

Al contrario que la mayoría de las tortugas terrestres, los machos no son agresivos, y casi nunca se producen peleas entre machos o ataques y mordiscos a las hembras. El apareamiento se produce de forma "muy tranquila", pero los machos emiten un sonido gutural, como ocurre en otras especies.

Después de 60-90 días la hembra pone el primer huevo. La hembra se muestra muy agresiva con otros congéneres durante la puesta. Realiza sus nidos en suelo suelto, ni muy seco ni muy húmedo, a una profundidad de unos 15 cm.

Si el suelo está muy seco, orina hasta que le es posible excavar. Después de excavar el nido, deposita entre 1-6 huevos, y lo vuelve a tapar con las patas traseras y aplana el terreno con el plastrón hasta que no pueda reconocerse el nido.

Mantenimiento en cautividad

Este tipo de tortuga se puede adaptar bien al clima sureuropeo, e incluso para criadores con experiencia es posible su reproducción.

Suele decirse que esta especie es muy difícil de mantener en cautividad, lo que no es cierto en su totalidad; lo que si hay que tener en cuenta es que esta especie es muy sensible a enfermedades respiratorias, que sobrevienen cuando se las mantiene en un ambiente muy húmedo o frío.

Además es muy propensa a enfermar debido a protozoos como Hexamiten. No poseen defensas contra enfermedades de otros tipos de tortugas (una infección de lombrices, normal en las tortugas europeas, puede ser letal para ella). Además es una tortuga pacífica, no acostumbrada a la agresividad de las especies europeas.

Por todas estas razones es especialmente necesario no mantener tortugas de esta especie en contacto con ejemplares de otras especies.

Por otro lado, los ejemplares capturados en libertad son muy difíciles de mantener, porque se adaptan con mucha dificultad a la vida en cautividad, si es que alguna vez llegan a adaptarse.

Si se le mantiene en terrario, este debe ser al menos de 1-2 m2 de superficie. La temperatura del suelo debe ser de unos 22º, aunque no sólo debe usarse placa térmica.Puede usarse una lámpara cerámica, una lámpara de luz roja y una bombilla de 40w durante el día, así como una Ultravitalux (300W).

La temperatura durante el día debe alcanzar los 38º

Artículo publicado en Todo sobre Tortugas