lunes, 26 de febrero de 2007

La decoración del acuario marino

La decoración del acuario es importante no sólo por proporcionar a los peces un ambiente lo más natural posible, sino por el aspecto estético del mismo. Hay que procurar que los animales acuáticos se encuentren en un entorno que refleje su hábitat natural para obtener lo mejor de los peces en su comportamiento, aspecto físico, reproducción, salud, etc.

En el momento de comenzar con la decoración de nuestro acuario marino, hay que considerar un aspecto fundamental: el peso total del acuario. Éste es un dato importante porque al acuario, además de la capacidad en litros, se le deberá agregar el peso de la arena, rocas y demás elementos de decoración que tienen un peso mayor que el del agua, al igual que todo el sistema de filtración

Rocalla o piedra caliza

La rocalla es una piedra caliza idónea para la decoración del acuario. Normalmente, es de color grisáceo y tiene unas incrustaciones que la oscurecen, por lo que los pasos a seguir son similares a los de la limpieza del coral, con la diferencia de que, en vez de limpiarlo en cloro diluido, hay que hacerlo en cloro puro y mantener cada roca un mínimo de dos horas dentro del compuesto para, posteriormente, cepillarla hasta retirar todo lo que forme parte de su composición.

De este modo, se limpiarán por completo las rocas hasta que queden totalmente blancas y, de paso, eliminar cualquier tipo de germen que pudiera perjudicar en un futuro a los animales.

Arena de coral

Normalmente, la arena de coral corresponde a coral molido. Si se quiere mantener el agua en estado transparente, es obligatorio proceder a la limpieza concienzuda de la arena, ya que suele venir con numerosas partículas producidas por el roce que se ha generado durante el transporte. El método más eficaz consiste en llenar la cuarta parte de un cubo, cuya capacidad sea la de unos diez litros, con arena.

Posteriormente, se llenarán los otros dos cuartos del recipiente con agua fría y se removerá la arena dentro del mismo. Esta operación habrá que repetirla hasta que el agua salga completamente limpia. Este tipo de sustrato proporciona al acuario un aspecto muy similar a los fondos coralinos debido a que es más compacto, lo que, además, generará un área rica para la formación de colonias bacterianas.

¿Decoración artificial o roca viva?

Existen infinidad de elementos para la decoración de este espacio acuático y todos ellos forman un amplio abanico de formas y tamaños, premiando, una vez más, la variedad. Su elección dependerá del gusto de cada aficionado a la hora de decantarse por uno u otro artículo. Llegado el momento de la elección, hay que tener en cuenta la calidad del material, ya que algunos son tratados con materiales que en un futuro pueden ser tóxicos, tales como resinas o pinturas.

En cambio, si la decoración artificial no cala en la mente de los aficionados al mundo marino, la roca viva será una opción acertada. Está formada por carbonato cálcico proveniente de grandes esqueletos de corales muertos y de otros organismos calcáreos. Por lo tanto, como su nombre indica, esta roca contiene una multitud de vida dentro y fuera de ella. La mayoría no es recogida de los arrecifes coralinos, sino de las áreas adyacentes. Estas zonas son los lugares en donde, debido a procesos naturales y a las tormentas, se han depositado grandes fragmentos de coral muerto que han sido colonizados por numerosos organismos.

Esta roca deberá estar desprovista de todo tipo de forma de vida en claro deterioro y que pueda ser nociva o peligrosa para los animales del lugar: camarones mantis, cangrejos peludos, etc. El tratamiento de la roca viva será para todos los efectos el mismo que tendremos con nuestros peces e invertebrados. La roca se podrá introducir de golpe a la hora de equilibrar todos los componentes del acuario, o bien progresivamente hasta llegar a los niveles deseados. De todas formas, se recomienda introducirla antes de colocar a los habitantes de nuestro tanque marino para evitar posibles subidas de nitritos o amoniaco. No obstante, para aquellos que consideren que la roca viva es cara, existen otras alternativas para decorar la pecera, siempre y cuando ésta no sea del tipo de arrecife coralino, donde casi obligatoriamente habría que utilizar roca viva.

Todos los materiales decorativos, a excepción de la roca viva, deberán ser limpiados cuidadosamente. Su utilización en acuarios de arrecife ha producido un gran auge, no sólo por su forma, que nos permite realizar preciosas laderas o espectaculares rincones donde nuestros peces pueden transitar u ocultarse, sino también por el valioso contenido de microorganismos que pueden habitar en ella, ayudando así al proceso de purificación de nuestro pequeño ecosistema. Por lo tanto, hay que considerar la roca viva como un gran elemento de decoración y de filtración para nuestro acuario.

Reportajes recomendados:

Las rocas en el acuario
¿Cuál es el papel de los caracoles en el acuario?
El asesoramiento: la mejor arma para elegir un acuario