domingo, 29 de julio de 2007

Uromastyx; lagartos de cola espinosa

El género Uromastyx, abarca 16 especies de agámidos muy particulares. Todas las especies tienen un gran parecido morfológico y son inconfundibles. Son unos lagartos de tamaño mediano-grande de entre 18 y 80 cm con el cuerpo rechoncho y una cola espinosa que les ha dado su nombre. Los uromastyx son unos grandes desconocidos y todavía son muy pocos los aficionados que los mantienen en nuestro país.

No saben lo que se pierden, ya que estos simpáticos saurios son normalmente dóciles con su cuidador, tienen un tamaño no demasiado grande, con lo que pueden ser mantenidos sin grandes dificultades y su dieta, basicamente herbívora, facilita enormemente su mantenimiento.

A grandes rasgos, los uromastyx, ocupan zonas semidesérticas y esteparias del norte de Africa hasta India, con grandes variaciones de temperatura entre el dia y la noche. El parecido entre las especies nos hace pensar que el tronco común de todas ellas debe estar muy próximo. De ahí la gran confusión existente en su clasificación. Algunos autores citan subespecies como especies diferentes, otros los agrupan... El caos taxonómico se hace evidente al clasificar las especies de este género.

Los uromastyx son reptiles fáciles de mantener una vez adaptados, pero muy dificiles de reproducir en cautividad. Como siempre, hay que adquirir animales nacidos en cautividad, para evitar las capturas de animales salvajes que en muchos casos no se adaptan al cautiverio y son víctimas de invasiones parasitarias masivas favorecidas por bajadas de su sistema inmunológico.

Los uromastyx son jerarquicos y territoriales, aunque no lo parezcan... Con esto quiero destacar que aunque no son especies muy agresivas, (en ocasiones se producen peleas y persecuciones) no es nada recomendable mantener muchos ejemplares juntos. Los lagartos de cola espinosa en la naturaleza recorren grandes distancias en busca de alimento. En efecto, el habitat natural de los uromastyx, es un medio hostil y en muchos casos casi inerte. He observado Uromastyx acanthinura en estado salvaje en la hamada du Draa y en otras zonas del desierto marroquí, y el paisaje era desolador. Grandes llanuras pedregosas con vegetación escasísima, sembradas de piedras de todos los tamaños, donde abundan los escorpiones y víboras. Los uromastyx subadultos y las crias, se esconden bajo grandes piedras, donde se aprecia una humedad relativa aceptable teniendo en cuenta el lugar donde estamos...Los uromastyx adultos salpican el paisaje con su esporádica presencia y corren a toda velocidad hacia su madriguera cuando detectan cualquier peligro.

Posiblemente en estado salvaje, los uromastyx llevan una vida solitaria, y solo se producen contactos en la época reproductiva que en el caso de los acanthinura empieza con la primavera. Tras 60 días de gestación la hembra deposita en un hoyo en tierra húmeda entre 12 y 30 huevos que tardan unos 100 días en eclosionar. Varios autores citan como imprescindible un periodo de semi-hibernación o latencia, a temperaturas que no superen los 15 ºC para estimular el ciclo reproductivo.

Fuente: Reptiles: cuidados y mantenimiento