jueves, 18 de octubre de 2007

Alimentacion de peces

Una dieta es equilibrada cuando es capaz de proporcionar al animal todos los alimentos esenciales que cubran sus requerimientos energéticos. Estas calorías son de vital importancia para desarrollar los procesos metabólicos y físicos. Las dietas deben componerse en función del animal al que van dirigidas teniendo en cuenta su edad, su sexo, su estado reproductivo y el ambiente en que se encuentra. Uno de los errores que frecuentemente se comete es el de confundir cantidad con calidad. No se alimenta mejor un animal cuanto más come sino cuando de alimenta correctamente.

Además de su composición debemos prestar atención a que la toma de alimento sea similar a la que realiza el animal en estado salvaje. Esto estimulará su apetito y beneficiará su estado general. Obviamente esto no es siempre posible por lo que trataremos de informarnos para al menos poder ofrecerla de la forma más natural fijándonos plazos deconsumo correctos.

Los hábitos de alimentación de los peces depende de diversos factores entre los que se encuentran la temperatura y la cantidad de oxígeno disuelto. A mayor temperatura y por tanto menor reserva de oxígeno mayor será la necesidad de alimentarse.

Otro factor determinante es el contar siempre con varios alimentos disponibles a los que se haya habituado el animal. De esta forma si nos es imposible conseguir uno de ellos contaremos con más opciones y no condenaremos al animal a morir de hambre.

Lo normal es que cuando se ofrezca el alimento los animales se reúnan en la zona habitual del acuario. Esto resta posibilidades a animales más pequeños o tímidos. Por ello conviene buscar la forma de que todos los habitantes del acuario reciban su dosis de alimento.

Debemos buscar fórmulas de distracción o corrientes de agua que esparzan la comida permitiendo que llegue a diferentes zonas desgranada en menor tamaño.

La velocidad de reparto también puede influir negativamente en el estado de nuestros animales y en las condiciones generales del medio. Ofrecer excesiva cantidad de forma muy rápida va a permitir que restos de alimento no consumido se precipiten en el fondo empeorando las condiciones acuáticas: caídas de Ph, nitritos, nitratos,... Además estas pautas de alimentación sólo beneficiarán a los animales más fuertes y veloces.

Como norma general se ofrecerán varias tomas al día en pequeñas cantidades y nunca antes de apagarse la iluminación. De lo contrario quedarán restos de alimento sin consumir. Las tomas han de ser controladas ya que de ellas se puede determinar el estado de cada animal, como animales inapetentes con posibles problemas de salud, y ajustar las dosis a las necesidades reales.

Otros dos factores a tener en cuenta son las costumbres de los peces y la franja de la columna de agua en la que habitan, factor este relacionado con la posición de la boca. Si mantenemos animales crepusculares es más adecuado alimentar al anochecer.

Gentileza de Todo sobre Peces