miércoles, 31 de octubre de 2007

Alimentación para peces

La alimentación de los peces puede ser de dos tipos:

Natural:
Este tipo de alimentación es aplicable en los sistemas de cultivo extensivo y semintensivo, y se caracteriza porque el alimento se produce de forma natural y sin acción alguna del hombre en el extensivo y con adición de fertilizantes u organismos como algas y otros en el semintensivo.
Las necesidades alimentarias en estos tipos de cultivos pueden ser satisfechas de esta forma porque las densidades son generalmente bajas.

Artificial:
Para desarrollar con eficiencia este tipo de alimentación hay que conocer los conceptos básicos de la nutrición, así como los requerimientos nutricionales de las especies sometidas a cultivo. Esta información es la que nos permite formular las dietas prácticas que aseguren las máximas tasas de crecimiento.

Carnívoros:
Se alimentan de individuos de gran tamaño. Su boca es terminal , poseen estómago musculoso e intestino corto. Ejemplo: la Trucha Arcoiris.

Herbívoros:
Se alimentan de vegetación acuática superior. Disponen de un intestino largo en comparación con otros peces. Ejemplo: la Carpa Herbívora, Tilapia rendalii.

Omnívoros:
Se alimentan de organismos vegetales o animales, y presentan un amplio rango de alimentación. Ejemplo: Carpa común, Langostino de Río.

Planctófagos:
Se alimentan del plancton. Su boca es terminal. Presentan branquioespinas en los arcos branquiales para filtrar el agua que ingieren. Ejemplo: la Carpa Plateada o Tenca Blanca, la Carpa Cabezona o Tenca Manchada, Tilapia Mosambica, Tilapia Nilótica.

Detritófagos:
Se alimentan de detritus (materia orgánica en descomposición). Se caracterizan por poseer modificaciones en el tracto digestivo, fundamentalmente por tener un estómago en forma de “molleja” y un intestino de gran tamaño en comparación con el cuerpo.