miércoles, 10 de octubre de 2007

Obesidad en Tortugas

Esta enfermedad que afecta tanto a los humanos en la actualidad afecta también bastante a las tortugas, sobretodo a las acuáticas.

Siempre es debido a los cuidados insuficientes que reciben los animales. Las causas normalmente son dos: la mala alimentación (y alimentación excesiva) y la falta de agua en el acuario.

Las tortugas acuáticas deben tener por lo menos 40 cm de profundidad de agua, pues así están siempre nadando y hacen mucho ejercicio.

Si una tortuga vive en un acuario con 5 cm de agua (cosa muy habitual) prácticamente no hará ejercicio, y seguirá comiendo normalmente. Poco a poco se observará que cuando se esconde en el caparazón se le hinchan las pieles de dentro de las patas. Además también se observa habitualmente una cabeza extremadamente ancha.

El tratamiento es tan sencillo como sacrificado: deberemos poner la tortuga en un acuario o estanque con más profundidad. Le deberemos "enseñar" a nadar, pues los primeros días no sabrá. Esto se hace poniéndola en el agua un poco profunda y vigilándola. Luego la retornamos al acuario. Y así unas cuantas veces al día.

También será provechoso que la llevemos a dar paseos por el jardín o por la terraza, siempre que no haya cambios bruscos de temperatura o corrientes de aire.

Deberemos mirar si la alimentación es la adecuada y reduciremos los componentes grasos (jamón cocido, carne,...).

Gentileza de Todo sobre Tortugas