lunes, 19 de noviembre de 2007

Loricarias

La familia de los Loricáridos (Loricarridae) o Loricarias, de origen sudamericano, está encuadrado dentro del grupo conocido como siluros y encuadra a diferentes especies denominadas de antena y al grupo de los Otocinclos, englobados dentro de la tribu de los Hypoptopomatini. Los peces clasificados como siluros son fáciles de reconocer a simple vista por poseer uno o dos pares de barbillones y por carecer completamente de escamas y presentar en su lugar placas óseas.

Los Loricáridos se diferencian principalmente de sus parientes de la Familia Synodontis porque estos últimos sólo poseen la cabeza acorazada.

Otro rasgo característico de esta familia es la forma especial de su boca modificada para permitir la toma del alimento ya sea en forma de algas o pequeños organismos, raspando las rocas y otros objetos con los dientes córneos,sin verse arrastradas por la fuerza de la corriente. Durante la toma de alimento la entrada de agua para la respiración es efectuada a través de los orificios nasales. A pesar de lo comentado y de la creencia popular no todos las especies catalogadas dentro de esta familia son fitófagos, existe alguna excepción de especies parcialmente carnívoras.

A pesar de lo conocido habitualmente, los Loricáridos requieren de aportes nutricionales que salvaguarden su desarrollo. Casi todas especies son omnívoras con claras tendencias herbívoras pero requieren de aportes extra tales como lechuga, espinaca, guisantes, tabletas de espirulina e incluso zanahoria. Además de las algas los Lorícaridos se alimentan de los microorganismos y pequeñas presas que atrapan entre la vegetación por eso el alimento congelado, liofilizado e incluso las escamas serán aceptadas de forma común.

Los Loricáridos están distribuidos principalmente por las regiones central y septentrional de Sudamérica. Habitan aguas normalmente dotadas de fuerte corriente aunque hay excepciones que prefieren aguas más tranquilas de lagunas o remansos.

De las mas de 1000 especies que conforman el orden Siluroidei los Loricáridos ocupan más de 400. Muchas de ellas debido a la similitud en cuanto a morfología, comportamiento y dimorfismo sexual dificultan en extremo su clasificación ya que en ocasiones la diferencia son los patrones de coloración.

Por todo ello a muchos Loricáridos se les denomina números “L” debido que se emplea esta letra seguida de una numeración para su clasificación. Por ejemplo los números L128 Y L200 son dos especies de Ancistrinae sp. de formas y comportamientos idénticos pero coloración diferente.

Muchas de las especies de Loricáridos son de hábitos nocturnos o crepusculares por lo que debemos habituarnos a ofrecerles los suplementos alimenticios en esas franjas para que nuestros animales no mueran por inanición. La mayoría de especies son completamente pacífica aunque sus movimientos bruscos en busca de alimento puede llegar a intimidar al resto de compañeros de tanque.

Su mantenimiento en acuario es relativamente sencillo puesto que no son muy exigentes con las condiciones acuáticas. Prefieren aguas dotadas de cierta corriente con filtros de gran eficacia y sustratos oscurecidos y blandos.

La decoración tipo debe contener plantas naturales y suficientes escondrijos a base de rocas y raíces. La madera es también un componente importante de la dieta de muchos Loricáridos, que necesitan de ella para mejorar su transito intestinal.

La mayoría de especies son tolerantes con las hojas de las plantas, no así con la planta entera que deberá estar firmemente sujeta al sustrato a través de las raíces o con alguna abrazadera. Los animales de mayor tamaño en su deambular diario es muy común que den al traste con cualquier intento de mantenimiento de plantas naturales. Por lo general la iluminación será poco intensa o intensa pero siempre que contemos con refugios para los animales. Aguas generalmente blandas a ligeramente ácidas. Temperatura alrededor de los 25º C.