viernes, 23 de noviembre de 2007

Mantenimiento y reproducción del Gourami Perla

Como bien se sabe el Gourami perla presenta unos cuidados que no toda la gente conoce o están muy especializados en su mantenimiento y cría, y es por eso que vamos ha aclarar esas dudas en este artículo.

¿Cual es el acuario ideal para un Gourami Perla?

El montaje de un acuario para esta especie no debe ser relativamente complicado si se realiza correctamente y si se tienen claros algunos conceptos como los siguientes:

Un buen acuario para el mantenimiento de esta especie, puede ser un acuario que represente, o se acerque a su hábitat natural, es decir la representación de un rio de malasia, o asiático, para esto tendremos que plantar bastante nuestro acuario, colocando por defecto algunos troncos y cuevas para asegurar así el cobijo de las hembras frente los constantes ataques del macho.

Unas buenas plantas para nuestro acuario, serian las Vallisnerias, que pueden tapar la superficie del acuario.

Si deseamos mantener esta especie, se le procurara que el acuario no tenga una profundidad excesiva, llegando a un máximo de 30 cm. de profundidad con un substrato oscuro para potenciar la coloración de la especie. Yo suelo mantener el tanque con 40 cm. de profundidad pero siempre dejo un espacio entre la tapa y la superficie del agua para que corra el aire.
Otro aspecto importante para el acuario es su filtración, la cual no debe ser excesivamente potente pero si que produzca algo de movimiento en el agua, el cual tampoco puede ser excesivo puesto que podría llegar a matar de estrés a los Gouramis, debido a que lo aguantan bastante bien prefieren aguas tranquilas y con poco movimiento.

¿Y que pasa con la química del agua?

Un aspecto importante a tener en cuenta para montar un acuario y mantener a estos bellos Gouramis es la química del agua la cual tiene que ser cuidada constantemente.

El PH del acuario tiene que rozar entre los 6.5 a 8 por lo que se puede comprobar son especies resistentes y que aguantan una gran variedad de PH, yo los mantengo con un PH de 7 a 7’5, el cual también favorece a las especies que mantengo en mi acuario comunitario, es preferible un PH neutro y lo más recomendado para que muestren todo su esplendor.

Sobre la dureza también aguantan una gran variedad desde ácidas hasta duras o semiduras.

¿Cual es la temperatura ideal para nuestros peces?

La temperatura rondara entre los 26-28º C mostrándose más inactivos en temperaturas bajas llevgando a un mínimo de 24 º C temperaturas más bajas podrían llegar acausar la muerte repentina del animal otra cosa que no he mencionado y que tiene mucho que ver con la temperatura es la temperatura del aire que circula entre la tapa y la superficie del agua.

Como sabemos los Trichogaster Leeri, son laberíntidos esto significa que toman aire de la superficie, el problema reside en que si este aire esta muy frió puede ocasionar la muerte de nuestros animales lo mimo ocurre con los demás leberíntidos.

¿Y la iluminación?
La iluminación no debe suponer un problema para nuestro acuario, pero habrá que oscurecer el acuario con plantas flotantes, o con otro tipo de planta como la Vallisneria Gigantea que puede tapar la superficie del acuario.

¿Cómo mantener a nuestros animales en un buen estado?

En este apartado hablaremos de cual seria un buen mantenimiento de nuestros animales, destacando algunos puntos.

El mantenimiento de esta especie no debe suponer un gran esfuerzo por parte del cuidador, ya que es una especie resistente y bastante tolerante con el agua, la compañía, alimentación…

¿Como mantengo a mis animales en perfecto estado?

Como ya he dicho antes el mantenimiento de esta especie no tiene por que suponer un gran esfuerzo pero siempre tenemos que tener en cuenta algunos puntos importante, como por ejemplos los cambio de agua, que se deben realizar periódicamente no inferior a los quince días, simulando así su biotopo natural donde se producen habitualmente lluvias torrenciales lo que altera en gran medida las condiciones acuáticas. Además estos cambios son muy beneficiosos al realizar un control sobre los compuestos nitrogenados ante los que presenta cierta sensibilidad.

¿Y la alimentación?

La alimentación no es problemática aunque se debe tener presente que aunque sean mayoritariamente omnívoros, gustan de cazar sus propias presas cerca de la superficie. Con la excepción de acuarios tapados, no conviene ofrecer moscas del vinagre y similares, que aunque muy atractivas para nuestros Gouramis les forzarán a saltar fuera del agua para atraparlas lo que supone un alto riesgo de que nuestros animales terminen fuera del tanque.
Si no queremos complicarnos en exceso podemos optar por alimento congelado y liofilizado. La dieta se complementará con alimento en escamas o desecado, disponible en todos los comercios del ramo, muy equilibradas y de alta calidad.

Por último cabe mencionar que aunque son animales de relativo tamaño, hasta los 12 cm, su boca no es excesivamente grande. Por ello todos los bocados que les ofrezcamos deben de ser ajustados para no crearles problemas en su ingesta.

¿Y la asociación?

Si lo que se quiere construir es un acuario biotopo para esta especie es recomendable asociarlo con especies de similares requerimientos. Otras especies de laberíntidos como la Colisa lalia, el Betta splendens, o el Trichogaster trichopterus pueden ser convinados con facilidad siempre que dispongamos del suficiente espacio pues todos ellos son animales territoriales que requieren de un espacio mínimo para vivir.

Pensando en un acuario comunitario, es preferible asociar con peces con sus mismos requerimientos en cuanto a las características químicas del agua, siempre respetando los espacios vitales de cada una de las especies. Tenemos que tener en cuanta que este pez se vuelve algo tímido en sus primeros días en el acuario, pero más tarde se vuelve totalmente confiado, y por supuesto el comportamiento de esta especie es totalmente pacífico aunque machos mantenidos en acuarios no demasiado amplios pueden verse comúnmente enfrascados en reyertas .

La reproducción:

Para acabar nuestro artículo vamos a hablar de su reproducción que es más para aficionados más avanzados pero si se tiene en cuenta los consejos que propongo se puede llegar a conseguir con cierto grado de garantía

¿Cómo y donde se realiza?

La reproducción de esta especie, muy sencilla de conseguir, se debe realizar en un acuario acondicionado para la puesta cumpliendo todas sus necesidades, es decir, bien plantado, y con unas condiciones químicas favorables. El tanque no debe ser menor de 50 o 60 litros, yo recomiendo 60 litros, cabe mencionar que debe tener cuevas y troncos que permitan a la hembra refugiarse de las embestidas del macho.

El gourami perla construye nidos de burbujas sobre las plantas, signo de identidad de ésta y de otras muchas especies de Osproménidos. El acuario de puesta deberá entre otras cosas tener disponible una altura suficiente entre el agua y la tapa.

Esta zona deberá estar cargada de humedad y con mayor temperatura que el agua. Esto es importante cuando los alevines comiencen a tomar aire de la superficie, aproximadamente al cabo de un mes, que es lo que viene a tardar en formarse el órgano laberinto, fase más crítica del desarrollo larval. Otro factor importante es la filtración que no deberá ser excesivamente turbulenta para que no deshaga el nido.

Durante la fase de aceptación de la pareja se mantendrá a los animales separados pero enfrentados para que puedan verse. El macho cuando esté listo para el apareamiento mostrará la parte delantera del vientre una coloración rojiza. En La hembra será apreciable su carga de huevos por su aspecto redondeado.

Para forzar la puesta se debe alimentar de la forma más variada posible y en cantidad suficiente para indicar a los animales lo adecuado de las condiciones que aseguren el futuro de la prole. Durante la fase de formación de la pareja es beneficioso cambiar pequeños volúmenes de agua diariamente.

El Trichogaster leeri es muy prolífero y puede llegar a realizar puestas de hasta 500 huevos que serán depositados por el macho sobre el nido.

El nido quedará al cuidado del padre que lo defenderá ante cualquier intruso incluida la hembra. Para evitar problemas mayores conviene retirarla del acuario. Durante la incubación de las larvas el macho no mostrará ningún interés por el alimento por lo que convendrá no ofrecérselo y nos evitaremos perjudicar las condiciones del agua.

Los alevines nacen al cabo de dos días y permanecerán en el nido hasta 4 días más, momento en el que conviene retirar al macho ya que en ese momento habrá perdido su instinto paterno y puede llegar a devorar a las larvas. Los alevines una vez abandonado el nido se alimentaran con infusorios y más tarde con nauplios de Artemia.

Los pequeños se desarrollan lentamente y son muy sensibles a los compuestos nitrogenados. Por ello se debe tratar de alimentar hasta que se sacien pero en varias tomas al día con lo que reducimos la posibilidad de que aparezcan compuestos amoniacales muy tóxicos. Cambios diarios de agua será una buena ayuda para limitar este riesgo siempre que el agua de recambio tenga la misma temperatura.

Los alevines son extremadamente sensibles a la presencia de hongos. Añadir un funguicida en dosis preventiva ayudará a reducir la mortandad.