viernes, 5 de octubre de 2007

Platemys platycephala

Taxonomía: El género Platemys comprende tan solo esta especie, que a su vez se divide en dos subespecies.

Especies similares: Se trata de una especie inconfundible debido a su peculiar forma y coloración.

Morfología: Su caparazón es muy plano, con dos quillas longitudinales (entre ellas se observa una importante depresión). El espaldar es color marrón con algunas zonas de color más oscuro (a veces tienen forma de cruz). El plastrón es prácticamente negro.
La mitad superior de su cabeza es de un llamativo color naranja, mientras que la mitad inferior y las patas son de color oscuro, prácticamente negro.
En su cuello se pueden observar algunas protuberancias puntiagudas.
Las líneas que separan los escudos de su caparazón tienen relieve, sobresaliendo más que el escudo en sí.

Subespecies: Se divide en 2 subespecies:

P.p. melanonota: Se la encuentra en la zona más occidental de su distribución: en Perú y Ecuador. Esta especie presenta una coloración mucho más oscura.

P.p. platycephala: Es la subespecie con una mayor área de distribución: varias regiones de Venezuela, Ecuador, Colombia, Perú, Bolivia, Guyana, Surinam, Guyana francesa y Brasil.

Dimorfismo sexual: El macho tiene la cola más larga y los escudos anales más estrechos.

Tamaño: Esta especie puede llegar a medir unos 18 cm de largo.

Distribución: Habita en distintas regiones de Venezuela, Ecuador, Colombia, Perú, Bolivia, Guyana, Surinam, Guyana francesa y Brasil, básicamente en las cuencas de los distintos ríos afluentes del río Amazonas.

Hábitat: Esta especie habita ríos, aguas estancadas, zonas pantanosas y zonas cercanas a cursos de agua (con un alto grado de humedad).

Mantenimiento: Es una especie que se puede mantener adecuadamente en cautividad.
Deberemos construir un gran acuaterrario con una zona acuática que ocupe al menos un 60 % del acuaterrario. Esta zona será de una profundidad máxima de unos 30 cm, y deberá ir perdiendo profundidad gradualmente hasta acabar en forma de playa. La zona terrestre deberá ser muy húmeda, con muchas plantas y escondrijos. Es muy recomendable la utilización de musgo para mantener la humedad y para que las tortugas puedan esconderse.
La temperatura deberá ser de unos 26 ºC. Durante los meses más cálidos se podrá mantener esta especie al aire libre.
Esta especie no debe hibernar, ya que no soporta las temperaturas bajas.

Alimentación: Es una tortuga principalmente carnívora, pero también acepta sin problemas alimentos de origen vegetal.
Deberemos alimentar estos animales a base de moluscos, peces, pescado crudo, gammarus, gusanos de la harina, corazón de ternera, ... y también algunas frutas y verduras.
Suele alimentarse en el agua, pero muchas veces acepta también comida en la zona terrestre.
En libertad suele alimentarse de huevos de anfibios.

Comportamiento: Como ya hemos comentado anteriormente esta especie se adapta muy bien a la cautividad, llegando a comer de nuestra propia mano al cabo de poco tiempo de mantenerla.
Suele pasar la mayor parte del tiempo en el agua, pero es muy frecuente encontrarla en la zona terrestre escondida entre las plantas o en el musgo.
Le gusta mucho pasearse por la zona terrestre después de los chaparrones (por lo que es recomendable pulverizar agua sobre el acuaterrario con frecuencia).
Se trata de una especie muy poco agresiva.

Reproducción: Al tratarse de una especie poco habitual en el mundo de la terrariofilia no se ha conseguido su reproducción muy a menudo, pero sin duda es posible hacer criar esta especie en cautividad.
La hembra pondrá de 4 a 6 huevos de un tamaño significativo en una zona alejada del agua, aunque con frecuencia la puesta consta de un solo huevo. No tiene un periodo de reproducción predeterminado, por lo que podrá realizar sus puesta a lo largo del año. La incubación durará de 130 a 170 días.
La cópula puede realizarse tanto en el agua como en la zona terrestre.

Problemática: No es una especie frecuente en el mundo de la terrariofilia.
Su principal inconveniente es que deberá mantenerse con una temperatura elevada de forma permanente, por lo que no es posible mantenerla al aire libre (excepto en los meses más cálidos).
Su distribución es muy amplia, pero se ve amenazada por la pérdida de hábitats.

Legislación: Es una especie que no está protegida. Se puede vender libremente.