jueves, 29 de noviembre de 2007

Montando un acuario para Goldfish

Claves para instalar el acuario con éxito

Maduración del tanque: Antes de introducir los animales debemos echar a andar nuestra instalación con todo el equipamiento instalado al objeto de que el pico de nitrógeno que se producirá al introducir los animales se mitigue por la presencia de las bacterias nitrificantes.

Si añadimos bacterias activadoras reduciremos el tiempo de maduración alrededor de la semana lo que sin ellas nos puede llevar aproximadamente un mes. Importante: Las bacterias presentes en el filtro y en el sustrato no dependen en gran medida del tamaño de estos sino de la carga biológica del tanque. Para tener una colonia apropiada es recomendable añadir comida en escamas en pequeñas cantidades como nutriente para las bacterias.

Instalación de los animales: No introducir directamente los peces según llegamos del comercio, es recomendable aclimatarlos a la temperatura del tanque introduciendo la bolsa de transporte en el acuario y dejarla en esa posición durante al menos media hora. Tratar de que el agua de la bolsa no se mezcle con la del acuario. Para ello iremos retirando pequeñas cantidades de agua de la bolsa y la iremos reemplazando por agua del acuario ayudándonos de un baso. No alimentes a los animales el primer día, pueden llegar estresados y el alimento que les ofrecemos puede ser no consumido empeorando las condiciones acuáticas.

Acondicionadores y elementos de tra-za El agua del tanque debe ser neutra o ligeramente ácida. Es decir con Ph 7º o algo inferior. La dureza de la misma será moderada no siendo conveniente ofrecer aguas de dureza de carbonatos superior a 8 o 10 ni inferior a 4º Kh.

Para controlar estos niveles es impres-cindible contar con los medidores adecuados. Las tiras que efectúan múltiples mediciones aunque no son exactas si nos dan una aproximación y para nuestras necesidades se ajustan a la perfección. Estas tiras nos permiti-rán conocer además del Ph y el Kh, el Gh o dureza total, nitrios y nitratos.

Conviene medir el agua del grifo tras dejarla reposar, sino se ajusta a nuestras necesidades necesitaremos acondicionadores para ablandar o endurecer el agua. Antes de introducir el agua del cambio al tanque debemos acondicionarlas con un buen líquido que elimine las cloraminas y posibles metales pesados presentes. Sobra decir que la temperatura del agua de cambio debe ser similar a la retirada.

Los elementos de traza. Los animales toman los nutrientes que necesitan del alimento y de los compuestos disueltos en el agua. Estos compuestos disueltos en pequeñísimas concentraciones se componen de determinados compuestos químicos, vitaminas y aminoácidos. Su uso, su oxidación o precipitación los agotan por ello conviene reponerlos en los cambios de agua. Los resultados que obtenemos de está recomendable práctica son espectaculares.

Por último las dos últimas claves:

No sobrealimentar, Los Goldfish son muy tragones y además de ensuciar el agua con mucha comida podemos crearles problemas de atascos intestinales. Conviene alimentarlos dos o tres veces al día pero en pequeñas cantidades, dejando algún día como ayuno y ofreciendo semanalmente una ración de guisantes troceados al tamaño de su bocas, cocidos y sin piel.

No superpoblar el acuario. Debemos ser razonables y no introducir más animales de los que sea posible mantener. Por experiencia se que cuesta resistirse a comprar esos ejemplares tan bonitos que acabamos de descubrir en nuestro comercio habitual, pero es fundamental que seamos cabales.